Y la animación se hizo carne

Tim Burton conduce ‘Dumbo’, en un nuevo esfuerzo imaginativo de los productores, concretamente de la factoría Disney, para seguir alimentando sus decaídas arcas hace tiempo que encontró una idea.

Imagino que los ejecutivos y estrategas de Hollywood derriten sus sesos buscando fórmulas aún más pragmáticas que mágicas para que siga latiendo su ancestral negocio, cercado por depredadores audiovisuales que se han propuesto lanzar la dentellada final a algo tan agonizante como ir al cine. Disponen de una notable masa de veinteañeros colgados de la sobredosis de superhéroes, la inacabable saga galáctica y todo lo que lleve el sello de Marvel. El público de jubilados que todavía acudimos a las salas le interesamos lo mínimo, aunque pueden otorgarle de vez en cuando su mimosa atención con productos a la medida de sus gustos como la oscarizada Green Book. Y mantienen un filón eternamente jugoso con el cine infantil, ya que pillan no solo a los críos, sino también a los padres o familiares que forzosa o gustosamente deben acompañarlos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *