Barón Rojo realiza su último vuelo

La banda de ‘heavy’ presenta una gira de despedida que culmina 40 años de carrera con un gran concierto en Madrid

No ha habido otra banda de heavy como ellos en España, pero sienten que ha llegado el momento de decir adiós. Barón Rojo alcanzó su cúspide en los años ochenta, no solo en España, sino también en Europa y América. Desde entonces se han mantenido en el candelero, pero con subidas y bajadas. El próximo año celebran cuatro décadas de carrera con una gira que los llevará por Chile, Argentina o Colombia y que cerrarán con un gran concierto en el WiZink Center de Madrid, donde prometen estar acompañados de grandes referentes del rock nacional e internacional.

Los hermanos Armando y Carlos Castro, que continuaron con el grupo después de la separación de sus miembros originales en 1989, presentaron su “último vuelo” el martes en el escenario desde el que dirán adiós el 30 de diciembre de 2020. “Creemos que es mejor acabar cuando todavía estamos en plenitud de facultades y no esperar a languidecer y que la gente te vea más como una vieja gloria que como otra cosa”, justifica Armando. Carlos añadió que son “muy blanditos como personas”, pero que siguen teniendo la misma “dureza en la música que quiere la gente” y que es ahora cuando todavía pueden mantener conciertos poderosos. Su última andadura la vaticinan como la más importante, pues echarán “toda la carne en el asador”. 

Con el cierre de ciclo, que será grabado para lanzar “un documento discográfico”, echan la vista atrás y aseguran sentir “una satisfacción incuestionable”. “Ha habido momentos en los que estabas en la cresta de la ola, otros en los que hemos tenido que pelear, es una trayectoria muy amplia e intensa, pero el balance general es que Barón Rojo ha sido uno de los grupos más importantes del panorama musical y su recuerdo perdurará muchos años”, sostiene Armando.

De estos 40 años se quedan con el reconocimiento de otros profesionales, como las visitas que les hicieron Deep Purple o Judas Priest, tras sendos conciertos en Madrid y Zaragoza, para felicitarlos por su directo. También agradecen al público que los hayan mantenido activos tantos años. De arrepentimientos o errores prefieren no hablar, dicen que se les ha nublado la memoria para los malos recuerdos. Aunque Armando apunta como una losa el año 85, cuando casi fichan por la discográfica EMI, pero su sello de entonces los retuvo por cuestiones contractuales. Aquello supuso un batacazo para su proyección internacional y también un golpe anímico que hizo mella en la ya tensa relación de los miembros de la banda.

Mientras Barón Rojo se despide con 120 conciertos, sus anteriores compañeros, Sherpa y Hermes Calabria, se han lanzado a una gira internacional con el grupo Los Barones. Del proyecto de sus anteriores compañeros aseguran no tener nada que enjuiciar. En 2010 hicieron una gira de reunión que hizo creer a muchos que el tiempo y la edad habían calmado los malos humos entre ambas partes, pero no fue así. En opinión de los hermanos, “hubo un intento de fastidiar las cosas” y el grupo volvió a dividirse de malas formas. Por ese motivo los Castro no contemplan la idea de que sus excompañeros participen en el concierto final de Barón Rojo. Con los que sí quieren contar son con grupos como Iron Maiden o Scorpions, con los que compartieron escenarios en otros tiempos. Han reiterado que están en conversaciones con ellos, pero sin ninguna confirmación hasta el momento. 

Aunque lamentan que en los últimos años los medios de comunicación no le han dado el lugar que se merece la música en general y al rock en particular, confían en que los temas de Barón Rojo seguirán en la memoria colectiva, en la de los fans, y eso hace que 40 años de trayectoria valgan la pena.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *